Pues si, si había dentro de ella más de lo que se podía explicar, incluso ella misma no era consciente de las cosas que podía lograr, de las cosas que tenía para mostrarle al mundo.

   Su interior  no era solo blanco o negro , habían muchos grises y montones de colores  que aveces le costaba mostrar, pues en medio de tanta tristeza su emotividad , su efusividad podría verse como egoísta.

     Como decidirse por una cosa o por otra ,si cada expresión, cada acto, cada color era reflejo de lo que en sí ella era.

   Habían ya demasiadas ideas en su cabeza, no sabía como expresar lo que sentía, las horas eran muy cortas, el tiempo pasaba muy rápido y ella no conseguía detenerlo. ¿Que podría hacer ella en  esas noches noches en que la duda la asaltaba astuta?. En cada logro estaban las incógnitas: ¿lo estaré haciendo bien?, ¿realmente esto es lo que quiero?.

                                                                               Silvia.

Anuncios