Hoy siento que esos colores que  normalmente  luchan por salir no pudieron aguantar más  y escaparon. Hoy  soy una explosión  de colores, no hay cabida para esos tonos oscuros que  solo entristecen y se han borrado esas culpas, lo que me hacía  sentir egoísta  ante los demás,  porque  simplemente los colores, estos nuevos  sentimientos fueron más  importantes que  cualquier otra cosa.

Y los cuidaré  con todo mi ser mientras pueda hacerlo, porque  gracias a ellos todo tiene más sentido y se ha llenado ese vacío,  ese hoyo negro que parecía  estar llevándome poco a poco, consumiendome despacio. A estos nuevos colores  me aferrare con todas las fuerzas que  no pude encontrar ayer.

Y se que  pronto veré las consecuencias de esta explosión,  de este nuevo ánimo,  de esta valentía que  no recordaba tenía,  pero  si de algo estoy segura es que  no  me arrepentiré,  nunca podría sentirme culpable por sentirme feliz ¿cierto?.

Silvia Contreras

Anuncios