Todos los días son iguales. Siento que estoy en un cuarto oscuro sin salida, hay cadenas a mi alrededor, no hay nada que me anime a querer cambiar, soy un ave que jamás a tomado el vuelo.

    Pero hoy ocurrió algo diferente, desperté , abrí  mis ojos y encontré una pequeña ventana , ya había salido el sol y todo parecía más brillante, no estaba la constante lluvia que llenaba de más pena mis rincones, no, había un gran verdor que entraba por esa pequeña ventana, era un verde esperanza , un color que prometía cambiar todo lo que antes fue por algo mejor.

     No pude contenerme más, rompí mis cadenas y por primera vez fui libre. La pequeña ave comenzaba a volar. Salí por la pequeña ventana y aunque la luz brillante al principio me segó, valió la pena ,porque descubrí lo más hermoso que jamás había visto, vi grandes montañas, vi ríos,  vi árboles,  vi el cielo, vi mariposas, aves que sí volaban, vi  vida por todas partes.

     Las lágrimas no dejaban de caer de mis ojos, cuanto tiempo permanecí encerrada , sin poder disfrutar de todo esto. Pero dentro de mi había una voz silenciosa que me decía que todo estaría bien, jamás estaría sola de  nuevo y me sentí parte de algo más grande.

 Silvia Contreras. 

Pd: Dibujo hecho por mí. Visiten mi cuenta en instagram como: @silvian_art

Anuncios