Todo parecía oscuridad, ni siquiera sombras podía ver, pues toda luz se había apagado y no pensaba renacer. Pero llegaste tu con tu abrasador amor, y toda penumbra desapareció. 

    De gozo llenaste mi alma, ya no sentía más dolor. Y todo me parecía perfecto, todo bello era, todo era tu creación; una creación hermosa y yo era parte de ella.Ya era algo importante, ya encontraba una motivación, porque conmigo estabas, porque a mi lado caminabas. 

    Y así de tu mano iba por senderos de luz, y todo bueno era, no habían peligros, no había traición. Me encontraste, me comprendiste, jamás me abandonaste,me llenaste de paz y me salvaste.

    A pesar de ser el más grande, eres el más justo, me enseñaste de tu justicia, a en todo encontrar armonía. Gracias por alojarte en mi corazón, gracias por cultivar en mí amor.

  Silvia Contreras. 

  

Anuncios