¿Por qué sucedió? Pienso que nunca lo sabré. No he podido entender cual fue la razón de encontrarte, o lo que dio origen a que me fijara en tu persona. Bien dicen que los opuestos se atraen, pues lo pude comprobar en carne viva, para mi desgracia o mi fortuna. 

    Gracias a ti comprendí que los sentimientos no necesitan de palabras, ni de grandes acciones para florecer aun en el más árido terreno. Gracias a ti aprendí a encontrar luz en los más oscuros lugares, en las más oscuras personas y a la vez a no engañarme por lo atractivo que puede parecer el exterior. 

    Nunca me explicaste como te fijaste en una persona invisible, bueno yo tampoco nunca te lo pregunté. Supongo que ninguno se atrevía a romper eso tan etéreo y efímero, que creamos sin darnos cuenta, que fue creciendo hasta convertirse en algo tan importante, algo que aun guardo. 

  ¿Por qué sucedió? quizás nunca lo sepa.¿Para qué sucedió? Para dejarnos una enseñanza,una proeza. Porque necesitábamos saber que el otro existía, que teníamos esperanza; para alumbrar con la ilusión, nuestro solitario mundo, que oscuro mermaba. 

Silvia Contreras. 

Anuncios