Mi deber es guardar mi corazón, ¿pero cómo se hace eso?, ¿cómo no sentir nada, si de hecho para eso está hecho el corazón?. Se que podemos protegernos de malos sentimientos injustificados, de amores que sabemos de antemano serán fracasados, pero de que manera ver lo que hay debajo de las acciones de personas falsas que dicen querernos, ¿cómo  identificarlos, cómo alejarlos?.

      Ha sido un largo camino hasta comprender unas pocas cosas. No podremos saber por completo, nunca las intenciones de las personas, pero aveces debemos confiar, sin importar las consecuencias, porque el sufrimiento es parte del camino hacia crecimiento, hacia la verdadera felicidad, porque con él corazón se va volviendo sabio y aprende lidiar con las decepciones sin hundirse en la decepción. Además aveces las cosas salen bien.

    Debemos guardar el corazón ante lo que sabemos que esta mal y abrirlo a eso que sentimos verdadero, no siempre funcionará, pero es lo único que queda; recordando que siempre tendremos el amor de un Padre incondicional que nunca nos ha dejado. 

  Silvia Contreras.

Anuncios