A la batalla se le puso tregua, toda mi atención en  ti está. Los sentimientos están emocionados, la lógica aunque callada, sigue igual a la defensa, tu próximo movimiento puede ser mortal. Mi alma por ahora disfruta de una armonía ideal, tú le haz brindado una calma que necesitaba recuperar. 

    Seguridad, esa debe ser la causa de mi repentina tranquilidad. No lo olvido al principio todo era igual, los mismos nervios, la misma inseguridad, pero dentro de poco eso se esfumó, se convirtió en palabras, se convirtió en sintonía, se convirtió en una nueva conexión perfecta. 

Silvia Contreras. 

Anuncios