No hay porque esperar a que el caballero de brillante armadura nos prometa bajarnos la luna, las estrellas y el cielo completo; después de todo cuantas veces esas promesas quedan en palabras inconclusas . ¿Porque no levantarse e ir por ella?, solo parece inalcanzable porque ni siquiera hemos pensado en tomar el reto. 

    Hoy todo es más claro que ayer, pues me di cuenta de que soy capaz, de que puedo, de que yo sin nadie más podría lograr lo que anhelo, lo que necesito, lo que sueño. Yo soy suficiente.

     Pondré la luna a mis pies y no tendré que agradecer. Será mi logro personal, mi medalla, de lo que estaré siempre orgullosa. Porque todo lo que busco está dentro de mi, lo que está afuera es sólo un complemento. 

   Silvia Contreras. 

Anuncios