Hace unas semanas después de terminadas unas vaguadas que parecían no tener final,  vi el cielo despejado de nuevo; fue como una revelación, la mejor de las serendipias. 

  Comprendí algo que parece muy obvio, pero que puede dejar una gran enseñanza. Así como después de muchos días de incansables lluvias y cielo nublado, al final pude volver a ver una luna llena y un firmamento estrellado; de esa misma manera el amor de Dios está siempre ahí, no se va, ni se esconde, somos nosotros quienes nos dejamos segar por las tormentas, somos nosotros quienes olvidamos que al final el sol siempre brillará. 

   Esta gran verdad vuelve a mi, en una película que veía unas noches atrás, se llama “incondicional”, fue como en un recordatorio de algo que no podía simplemente dejar atrás “el sol siempre brillará” y Dios siempre  permanecerá. 

Silvia Contreras. 

Pd:  Ya somos más de trescientos en seguidores y hace nada celebrábamos dos centenas. Muchas gracias por el apoyo, me emociona mucho cada pequeño logro. 🎉🎉🎉

  • Instagram: silvian_art 
  • Twitter: @silvian_art 

Anuncios