Esa tarde estaba junto a ti, estabamos sentados en un  banco que tenemos en el patio.  Tú comías nuggets , tus favoritos  en esas tardes de verano, yo prefería observar aquel hermoso alazor que crecía sin prisa , era el protagonista de todo el jardín.

De pronto, se oye dentro de la casa un fuerte golpe, alguien ha entrado, tú te levantas con aire defensivo y algo zafio , yo aun no entiendo que ha pasado. Caminas hacia la casa , yo te sigo, el primer hombre que logro ver debe ser un chafarote, estoy asustada por su oscura mirada, el problema no parece un simple  baladí

Silvia Contreras. 

Pd: Este comienzo de historia lo escribí hace unos 6 meses para un reto que no pudo darse. Lo he sacado ahora como regalo tardío de navidad. 

Anuncios