Sombras del desconcierto aun abruman las líneas vagas de mis pensamientos.     Al principio, sorpresa no hubo, pues sólo había confución, malos entendidos,lamentación… Pero luego tardía pero certera, vino la alegría del descubrimiento de las reales intenciones, o tal vez,  ¿de las esperadas intenciones?. 

   Mientras, la duda sigue y merodea mis pasos, a fin de cuentas no hubo confirmación de lo que pudo ser el despertar de mil fantasías felices. Puede que todo hayan sido delirios de mis sentimientos.

      ¿Todo quedará en desconcierto? 

  Silvia Contreras.

Anuncios