Lo recuerdo claramente, ella tenía una caja de zapatos especial, su caja de recuerdos. No sé de dónde le nació tenerla, pero me había fijado desde antes, en que le gustaba guardar cosas, no como acumulación, pero si pequeños detalles que encerraban en sí grandes historias. 

    Siempre me pregunté si había algo mío en ella, algún recuerdo compartido  que hubiera decidido guardar para siempre… nunca lo sabré. 

    Debo admitir que parecía extraña la atención que ponía a cosas que me parecían insignificantes,  una flor, un pañuelo, una piedra que le parecía bonita, pero que también la llevaba de vuelta a su primer día en una playa. Detalles, detalles y más detalles veía en todo. 

    Nadie sabía en realidad de la existencia de esa caja, ni de los secretos que ella guardaba; yo me enteré por casualidad, una palabra de más que se le escapó, algo me dijo que investigara, con ella las corazonadas  nunca eran al azar. 

Silvia Contreras. 

  • Instagram: silvian_art 
  • Twitter: @silvian_art

Anuncios