¿Desde cuándo implantar miedo realmemte ha  servido de precaución o protección?. Es cierto, mil peligros nos acechan en todos lados, en cualquier momento podríamos desaparecer, pero no por esto deberíamos dejar de vivir. 

  Si lo pensamos hasta movernos dentro de nuestras casas tiene ciertos peligros, ¿y si tropezamos, terminando con un fuerte golpe en la nuca?,  ¿y si mientras tranquilamente como algo en casa, la comida termina asfixiandome al no poder pasar por mi garganta?. Si nos ponemos a pensar, es casi un milagro no caer diariamente en un accidente fatal, hasta dentro de nuestros “seguros hogares”. 

  Al encerrarnos en el miedo, estamos sufriendo otra clases de peligros tal vez no tan tangibles, pero igualmente dañinos. Siempre ha existido el riesgo, pero los que se quedaron sentados guardándose, no descubrieron lo maravillosa que puede ser la vida; Lo que vale la pena implica sufrimiento y el riesgo de que todo resulte por terminar como un desastre, pero ¿y si todo sale bien?. 

  Espero nunca olvidar que sería un riesgo no arriesgarme por lo que creo, por lo que me parece bueno, verdadero y valioso. 

Silvia Contreras. 

Anuncios